Campaña #ConlaAccesibilidadporBandera

NO ES UN PRIVILEGIO, ES UNA NECESIDAD.

El uso de los aparcamientos reservados y la tarjeta PMR es el contenido de este segundo trimestre dentro de la Campaña #ConlaAccesibilidadporBandera

La Asociación de Personas con Diversidad Funcional “LAS CANTERAS” y FEGADI COCEMFE reivindican la importancia de la ubicación de aparcamiento conformes a la legislación vigente.

Además esta campaña va dirigida a frenar el mal uso o uso fraudulento de las tarjetas de aparcamiento para personas con movilidad reducida (PMR).

Con la Accesibilidad por bandera es el título de la campaña que la Asociación de Personas con Diversidad Funcional “LAS CANTERAS” impulsa a través de FEGADI COCEMFE y que lanzaron el pasado mes de noviembre, con el objetivo de visibilizar las dificultades a las que día a día  se enfrenta el colectivo de personas con discapacidad física y orgánica, en materia de accesibilidad.

Dificultades que se  presentan en  diferentes aspectos y situaciones de la vida cotidiana. Si el trimestre pasado la Asociación de Personas con Diversidad Funcional “LAS CANTERAS” llamaba la  atención sobre la necesidad de unos transportes públicos plenamente accesibles para personas con discapacidad, en esta ocasión queremos poner el énfasis en las plazas de aparcamiento reservadas y las tarjetas para personas con movilidad reducida (PMR).

En estos tiempos de prisas, de movilidad rápida y restringida a determinados horarios, cuando no limitada al uso de determinados servicios, moverse en un vehículo propio se ha convertido en una necesidad, por  premura o urgencia,  por la necesidad de rentabilizar nuestro desplazamientos y es por ello que necesitamos encontrar un aparcamiento en  las inmediaciones del lugar al que queremos ir.

Si a ello añadimos determinadas circunstancias personales, como una especial dificultad para desplazarnos – generalmente con bastones o sillas de ruedas – y la necesidad de sacar del coche esos elementos de apoyo, una plaza especialmente reservada a las personas con movilidad reducida se convierte en la única solución para ello.

No sólo queremos ir al supermercado o a hacer una gestión en un organismo público, sino que también el mal uso de esos espacios, e incluso de las tarjetas, impiden con frecuencia acceder a sesiones de fisioterapia o a consultas médicas, con el consiguiente perjuicio que esto tiene para nuestra salud.

Una plaza que necesariamente habrá de ser más amplia, para poder sacar apoyos sin ser estorbados ni causar molestias innecesarias. Por otro lado debe estar cercana a lugares de especial afluencia: oficinas de servicios públicos, supermercados, polideportivos, centros médicos, …

Además, para facilitar su localización y uso resulta necesario que esté convenientemente señalizada tal como establece la normativa que las regula.

Así mismo se hace un llamamiento a la ciudadanía para que sepan que las tarjetas de aparcamiento son un derecho de la persona titular, no de familiares y allegados, que es un documento expedido por una administración pública y que está penado el uso fraudulento o manipulación de las mismas.

Por todo ello tan sólo nos falta el respeto de la sociedad y la toma de conciencia de las administraciones públicas en lo necesarias que son estas plazas reservadas a  personas con discapacidad con movilidad reducida.

Desde el la Asociación de Personas con Diversidad Funcional “LAS CANTERAS” y FEGADI COCEMFE animamos a toda la población de la provincia a unirse a esta campaña, a apoyar a nuestro colectivo en nuestra lucha constante e incansable CON LA ACCESIBILIDAD POR BANDERA.

La Asociación de Personas con Diversidad Funcional “LAS CANTERAS” es miembro de FEGADI COCEMFE